La Tierra

En las soleadas laderas de la hermosa comarca de "Arnoia" crecen nuestras cepas ancestrales, a una altitud media de 200 m. sobre el nivel del mar, donde los suelos graníticos y un clima atlántico marcan la calidad de nuestras variedades.

Una viticultura tradicional y de bajos rendimientos, garantiza la obtención de unas uvas en la que se refleja el carácter varietal y del "terroir". Así llegan a la Bodega, donde son elaboradas con respeto, de manera que nuestros vinos llevan el mensaje de la más pura identidad de estas tierras de Galicia..